logo qsmart limited logo qsmart limited

¿El futuro de Facebook similar al pasado de Microsoft?

Por: AMARANTA ROSELL

Los desafíos de la red social tienen que ver con regulaciones vinculadas a la privacidad.

El desplome de la valoración y los ataques regulatorios aplastaron las acciones del coloso del software de Bill Gates hace casi dos décadas. La red social de Mark Zuckerberg, de 463 mil millones de dólares, está creciendo rápido, pero eso no es motivo para asumir que Facebook será inmune al mismo tipo de riesgos.

La compañía incluso logró regresar a un modesto crecimiento en los miembros activos de Estados Unidos y Canadá.

El miércoles, Facebook reportó un incremento de 49 por ciento en los ingresos en los tres primeros meses de este año respecto del mismo período del año pasado, alcanzando los 12 mil millones de dólares. Eso es casi todo por ventas de publicidad y pone en un segundo plano, al menos por ahora, las preocupaciones de que el mundo de los avisos evitaría a la red social tras una filtración de datos que expuso las cuentas de más de 87 millones de miembros y llevó a Zuckerberg a realizar un inusual viaje a Washington para testificar frente a los legisladores.

Sin embargo, los auspiciantes usualmente son los últimos en irse de la fiesta. Los desafíos que Facebook tiene por delante siguen intactos. Comisiones bipartidistas del Congreso podrían seguir a sus contrapartes en Europa, poniendo en vigor regulaciones vinculadas con la privacidad u otras que podrían reducir el crecimiento de Facebook.

Microsoft podría ser una comparación útil. La compañía detrás del sistema operativo Windows tuvo que luchar contra los reguladores estadounidenses a fines de la década de 1990. Evitó una partición de la empresa, pero la acción sufrió una golpiza. Sumando el desplome de las puntocom, las acciones perdieron casi dos tercios de su valor en alrededor de un año empezando a fines de 1999 y logró un crecimiento respetable en sus líneas principales y más bajas por unos 15 años antes de que el precio de su acción recuperara su antiguo máximo.

Las acciones de Facebook ya han caído casi 20 por ciento desde su techo en febrero. Las leyes para impedir la recolección de datos de usuarios podrían reducir el entusiasmo de los anunciantes. Otro factor para considerar es una recesión, cuando el gasto en publicidad de las grandes marcas y pequeñas empresas tradicionalmente se derrumba.

Otra bajada de las acciones tecnológicas -y del mercado en su conjunto- no se puede descartar, tampoco. El negocio de Zuckerberg es tan pegajoso como una red, pero carece de la demanda tipo industrial que mantiene en marcha a Microsoft. Los tiempos cambian, pero la historia igual puede repetirse.